Creadsa | ¿Caminas o vuelas?
823
single,single-post,postid-823,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
caminas

¿Caminas o vuelas?

Qué tendrán los emprendedores que cuando estas con ellos contagian, contagian ilusión, energía, pasión, conocimiento,… Gracias a mi trabajo, veo a mucha gente con ideas, que en algunos casos me parecen descabelladas, pero ahí están. Recuerdo esa iniciativa de una tienda de peces que se plateaba abrir una tienda online, la pregunta fue ¿Cómo vas a mandar los peces por correo? a lo que me contestó: “sencillo, durmiendo a los peces en el trayecto”.

El otro día estuve en un palacete con Javier y su familia; me quedé prendado del edificio de 1850 que en sus principios fue un convento y que luego pasó a su familia. Tiene su capilla, las puertas grabadas con sus escudos, los suelos originales de madera, todo amueblado de la época… estuvimos en su jardín tomando un ron con cola hasta muy pasada la media noche. ¡Qué gran rato pasamos hablando de sus iniciativas emprendedoras y de la vida misma! Comentábamos cómo los tiempos han ido cambiando y lo que años atrás han sido negocios rentables, ahora ya no lo son tanto. La tecnología ha hecho que muchos trabajos se queden obsoletos. Ahora toca cerrar puertas para abrir otras, es momento de soñar cosas nuevas, de enfrentarse a otros retos; es momento de asumir nuevos riesgos, eso sí , siempre con una actitud positiva y con la misma ilusión que al principio.

Si te animas a emprender, algo imprescindible es que aprendas a vender porque nadie sabemos hacerlo al principio y, créeme, es lo más importante, ya puedes tener un buen producto/servicio, que como no se venda… Tienes que mantener la ilusión que te animó a emprender, esa actitud luchadora, esas ganas de hacer, tener claro que los objetivos pueden ir cambiando, y que el camino puede ser largo o corto, pero ten clara una cosa: sin esfuerzo, no habrá cambios. Como leí el otro día: “todos nacemos con alas y para poder volar hay que empezar asumiendo riesgos, si no lo asumes, lo mejor será resignarse y seguir caminando”.

Si te das cuenta, emprendemos muchos caminos a lo largo de nuestra vida: desde las decisiones que tomas en la escuela hasta conseguir tu trabajo, formar una familia, comprar tu primera vivienda, coche, etc… Hay que estar siempre atento al cambio y listo para convertir la incertidumbre en algo positivo en tu vida.

salamancaaldia nº9

Sin comentarios

Deja un comentario