Creadsa | Cree en ti, actúa y da ejemplo
861
single,single-post,postid-861,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
estrella de mar

Cree en ti, actúa y da ejemplo

Esta Semana Santa hemos descansado. Dos días para conocer Soria, de la mano de Pau y Rocío; nos han sabido a poco y se nos han pasado volando pero necesitábamos un pequeño descanso. Aunque mi mente no para, he intentado en esta pausa que se relajara. Ha habido momentos en los que se revelaba y volvía a activarse, pero me ha dado igual, la he ignorado. Han sido dos días de quitarse los atuendos de guerra, de ser fuerte, he intentado desconectar del mundo, allí en Soria, pequeña, tranquila y apartada.

Estamos tan acostumbrados a ir con prisas, a planificar cada día, que dejamos correr nuestra vida sin ser conscientes de ella. Al fin y al cabo vivir es disfrutar del placer de dar un paseo allí donde estés con la mujer que amas, es observar cómo aparecen hojas nuevas en primavera, percatarse de los colores o pararse a observar cómo corretean las ardillas. Vivir es ser consciente de los momentos, elegir cómo vivirlos y decidir qué hacer con ellos, como si fueran únicos, que lo son.
Os quiero contar la historia de un niño que iba a la playa muy de madrugada a recoger estrellas de mar que habían quedado sobre la arena, y las volvía a poner dentro del agua.

Un señor un día se le acercó y le preguntó: “¿Qué estás haciendo?”

“Estoy recogiendo las estrellas de mar que quedaron atrapadas en la playa y las devuelvo al agua antes de que el sol las queme y se mueran” – respondió.

“¿Pero no ves lo enorme que es esta playa? ¡Hay miles de estrellas de mar en la arena y en todas las playas del mundo! ¿No te das cuenta que lo que estás haciendo no sirve para nada?” – dijo el señor.

El niño cogió otra estrella, la devolvió al mar, se paró, miró fijamente a los ojos del hombre y contestó: “Ahora pregúntale a esta estrella de mar si lo que estoy haciendo no sirve para nada”.

Es un lujo hacer aquello que te gusta y en lo que crees, poder soñar y compartir los sueños, tu tiempo y los momentos especiales con las personas con las que merece la pena. Creo que hay que deleitarse de cada obra, de cada momento, ya sea aquí, en Soria o donde sea que estés; hay que creer en uno mismo, actuar y dar ejemplo. Tú también eres ese niño en la playa, haz lo que creas que merece la pena. Sigue tirando estrellas al mar.

salamancaaldia nº18

Sin comentarios

Deja un comentario