Creadsa | Gente Sencilla
816
single,single-post,postid-816,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
sencilla

Gente Sencilla

Me quedo con la gente sencilla, con esas personas con las que puedes quedar hasta la madrugada hablando, riéndote, escuchando música y, por qué no, vaciando penas. Me acuerdo hoy de ‘La parda noche de los gatos’ como bien decía Ángel de Arriba. Esa noche fue especial, rodeado de gente sencilla que sin ningún plan diseñado, íbamos dibujando la noche según iban pasando las agujas del reloj; ese día nos quedamos hasta las tantas de la madrugada; recuerdo a Marycarmen y a Cristina cantando todos juntos en el karaoke, a Ángel y a los más jóvenes del grupo, Raúl y Rocío, que continuaron la fiesta hasta la madrugada.

Seguramente tengáis esos amigos de la infancia, excompañeros de trabajo, familiares, a los que no ves hace años y un día cualquiera recibes una llamada para quedar, hablar o, cómo no, salir de fiesta. Esa gente sencilla, que no se cree superior a los demás, gente que ríe, llora, se emociona con una simple carta, una canción, un gesto de cariño…, gente que viene sin interrumpir tu camino. Gente como José Miguel, Ángel y Manolo, compañeros de la infancia con los que cené el otro día un rico tostón asado con unas patatas fritas y una gran ensalada de lechuga. Qué rico me supo todo y qué bien nos lo pasamos durante y después de la cena.

Es hermoso hablar con gente que no necesita sacar pecho en cada conversación, gente que se puede equivocar, como todos, y cuando ocurre lo reconoce sin tapujos, que cae y se levanta aprendiendo de sus errores. Gente de gestos sinceros, que reconoce sus limitaciones y a la que, cuando tiene que pedir perdón, no le tiembla la voz. Gente que no malinterpreta, que sonríe sin miedo y te da la mano sin condiciones. Ahí tenemos a Joni y Sole, una pareja con la que nos aventuramos en un negocio de pescadería hace ya algunos años.

Qué grandes momentos pasamos juntos, buenos y no tanto, convertidos ahora en anécdotas que nos sirven de excusa para tomar un café, comer o lo que surja. Con ellos, las horas van al ritmo de los segundos.

Me encanta soñar y cosechar ilusiones y estar rodeado de gente así, sencilla, que le da importancia a lo importante y valor a lo valioso, a lo sencillo.

salalamancaaldia nº7

Sin comentarios

Deja un comentario