Creadsa | Pasión
805
single,single-post,postid-805,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
idea

Pasión

Dicen que un buen emprendedor es aquel que tiene capacidad de venta, ya que si no vende no sobrevive. Pues bien, no quito la razón, pero yo añadiría PASIÓN por lo que haces.

Os quiero contar la historia de los hermanos Wright, que regentaban un humilde negocio de bicicletas. A principios del siglo XX se vivía la ilusión de conseguir el primer vuelo autotripulado. Se podría decir que Samuel Pierpont era la persona más idónea para conseguirlo; disponía de dinero, buena reputación, medios de comunicación cercanos a él y los mejores ingenieros del mundo. Los hermanos Wright tenían el mismo sueño de lograr el primer vuelo autotripulado pero estos no tenían dinero; se tenían que autofinanciar con lo que la tienda les proporcionaba. No disponían de ningún equipo de ingenieros y eran poco conocidos como para que la prensa les dedicara atención para promocionar sus avances. Pero lo que sí tenían era mucha ilusión, entusiasmo y compromiso por lo que hacían y eso les llevó a que el 17 de diciembre de 1903 lo consiguieran contra toda lógica y pronóstico.

Pregúntate: ¿Qué te quita el sueño? ¿Qué hace que las horas pasen sin darte cuenta? ¿Qué es eso que hasta pagarías por hacer? ¿Qué te hace sonreír y sobre todo soñar? Cuando conozcas la respuesta, ese será tu norte. Cuando somos conscientes de nuestra pasión, somos conscientes de nuestra misión en esta vida.

Empiezas con mucha ilusión cuando emprendes, pero no debemos olvidar los desafíos a los que deberemos enfrentarnos para conseguir no sólo dar forma a nuestro proyecto para echarlo a rodar, sino consolidarlo o mantenerlo a flote. Los años pasan, las personas cambian, los hábitos cambian, las tecnologías cambian. Por ello, siempre digo que sin optimismo el camino se hace mucho más pesado. Las grandes ideas y los grandes proyectos no triunfaron de hoy para mañana. Hay que aprender a ver el vaso medio lleno, a encontrar el lado positivo de las cosas, a manejarte en un entorno hostil y a protegerte de las personas y opiniones tóxicas. Ante todo, hay que mantener tu pasión y las ganas de seguir hacia adelante con nuestros sueños y proyectos.

salamancaladia nº3

Sin comentarios

Deja un comentario