Creadsa | El gen del cooperativismo
697
single,single-post,postid-697,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
cooperativismo

El gen del cooperativismo

Aunque Creadsa no nació como cooperativa sino como sociedad limitada, tiene el gen de cooperativa. Parte de esta situación es debido a mi trayectoria profesional en el cooperativismo durante catorce años. He preferido no renunciar a la emoción de convivir con personas que sienten la empresa como suya. No me gusta mandar, defino unas tareas o responsabilidades y prefiero que el empleado se organice y tire para adelante. Parto de la idea que ya somos adultos y no se debe estar continuamente diciendo lo que debe hacer cada uno. Aunque puede parecer fácil, no todas las personas son capaces de trabajar así, muchos prefieren que se les diga lo que tienen que hacer y que estén encima de ellos. Otros no quieren tener responsabilidades y echan balones fuera. En fin, yo quiero estar rodeado de gente autosuficiente y trabajadora, es la única forma de crecer.

Últimamente con esto de la crisis y la situación actual política, nos obsesionamos con los conceptos de “empresa” y “empleado”, la cultura de la explotación del obrero por parte del empresario. Pues bien, en el siglo XXI las empresas deben pretender y aspirar a ser una empresa basada en la autonomía, la responsabilidad individual y en la colaboración, más organización familiar que jefe-empleados, con un mismo objetivo para todos sus miembros. Seguramente no seamos una empresa con mucha rentabilidad, pero mirándolo desde otra perspectiva, no existirán muchas empresas en las que los empleados se sientan tan a gusto trabajando.

Hay personas que siendo trabajadores prefieren vivir sus propios sueños que los del equipo, guardando sus iniciativas, desarrollos, etc… para ese proyecto de una amiga, trabajar con la competencia de manera desleal e ilegal (sin contrato), guardar energías para ese día que hay partido, no estresándose mucho en el trabajo para luego darlo todo en el partido, no estar localizado fuera del horario aun sabiendo que “el barco” se puede hundir, robar productos e ideas para un bien particular,… y por si eso fuera poco, ponen zancadillas al equipo para así una vez destruido, potenciar su propia empresa que tenía oculta. No digo que no haya que potenciar tus propios sueños, todo lo contrario, si apuestas por una idea, que sea la que te guía en todo lo que haces, si apuestas por la idea de un equipo, que sea también tu sueño. Aquí, es donde tiene que estar el jefe, para velar por los intereses del equipo, desechando las piezas obsoletas y oxidadas por otras nuevas.

Piezas nuevas, que se cuestionen el statu quo, con ganas de cambiar las cosas, que persiguen sus propios proyectos, repercutiendo en beneficio de la empresa. Me encanta escuchar los sueños de mis compañeros así como narrar los míos, creando una cultura de emprendimiento interno, tomando decisiones por mayoría y no unilateralmente. En este mes de Octubre, daremos la bienvenida a otro nuevo compañero, que se incorporará en el departamento comercial y fidelización de los clientes. Y entre noviembre y diciembre, si todo sale como se espera, se sumará a nuestra empresa otro compañero en el departamento de programación. Tanto uno como el otro vienen con ganas de aportar mucho al equipo, con ideas frescas. Por último nos queda la incorporación para primeros de año, de la persona que como freeland actualmente nos está realizando trabajos de marketing, SEO, SEM y Redes Sociales.

Este año estoy muy contento, las cifras económicas son muy buenas, ganamos más todos y con menos recursos humanos producimos mucho más. ¿Por qué habrá sido? Ahí os dejo la pregunta, sólo os digo que algo habrán tenido que ver los últimos cambios.

Sin comentarios

Deja un comentario