Creadsa | No te conformes con subsistir
687
single,single-post,postid-687,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
no-te-conformes

No te conformes con subsistir

Hoy en día las pequeñas y medianas empresas se conforman con subsistir y yo no lo acepto, tengo la necesidad de estar haciendo cosas ¡me encanta estar haciendo cosas nuevas! Ya desde niño, cuando jugaba con los amigos en el parque con la arena, me encantaba construir caminos, castillos, murallas, presas,… con todo lo que caía en nuestras manos: hojas, piedras, cartón, palos,… Luego, al final de la tarde, llegaba el momento de destruirlo, algo que todos esperaban con ansia, pero que a mí no me producía ningún tipo de satisfacción; no me importaba que se destruyera, pero no disfrutaba haciéndolo.

Últimamente le estoy dando vueltas a la cabeza sobre qué actividades pueden tener mejor salida a medio y largo plazo, con eso de la globalización y las nuevas tecnologías y estoy viendo cómo diferentes modelos de negocio están sufriendo o van a sufrir cambios en la forma de concebir el trabajo en su actividad. Hace pocos días estuve reunido con una empresa de servicios informáticos y me comentaron que su actividad ha descendido notablemente. Antes, determinados servicios eran gratuitos porque detrás estaba la compra, ahora la gente compra desde plataformas como Amazon o incluso en grandes superficies que ya están asentadas en la ciudad, y claro, cuando se estropea el ordenador, la impresora, o el rúter,… ¿qué hacemos? pues nos acordamos de las empresas que nos ofrecían este servicio, eso sí, ahora ya cobran por ello.

Por poner otro ejemplo, en la visita a un posible nuevo cliente al que ofrezco el diseño e impresión de un catálogo, me comenta que lo venía realizando con una imprenta de la zona (de las más grandes de Salamanca), pero que en estos días ha contactado con una imprenta online fuera de España que le ofrece el mismo producto mucho más barato que la anterior, y claro, no está para tirar el dinero y menos en este momento de pocas ventas, así que ha decidido comprarlo fuera.

Podría contar muchos casos similares; hace unos meses una empresa china se puso en contacto con nosotros para que les hagamos la imagen corporativa. Su pretensión es exportar todo tipo de rejas, discos y demás complementos relacionado con la agricultura. Ya han constituido una empresa en Europa y quieren entrar en España, en un año estarán aquí ¿Qué pasará entonces con esas empresas españolas importadoras? ¿Con los distribuidores? ¿Con los mayoristas? Simplemente, que se tendrán que adaptar al nuevo mercado.

Con este panorama a la vista ¿Qué podemos hacer? No es momento de esconder la cara entre las manos lamentando lo baratos que son los demás, o pensar que más nos valdría dedicarnos a otra cosa. Es momento de especializarnos, de pensar qué podemos aportar nosotros que no hagan nuestros nuevos competidores. Quizá sea el momento de que el carpintero deje de intentar competir con IKEA y se dedique, por ejemplo, a montar y adaptar esos mismos muebles a cada espacio del cliente. Otro carpintero se puede dedicar a competir con la empresa sueca, pero sus márgenes serán mínimos y se dará cuenta en poco tiempo que lo que hace no es sino subsistir.

Sin comentarios

Deja un comentario