Creadsa | Regalos de empresa
58
single,single-post,postid-58,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Regalos de empresa

Hace unos años le pregunté a un pequeño empresario de un pueblo a punto de jubilarse ¿por qué no bajas los precios para ser más competitivo? y la respuesta fué la siguiente: el precio no lo es todo, la confianza, el servicio, la cercanía… pueden influir mucho más. De hecho me comentó que él siempre ha preferido tener un regalo en la venta antes que bajar el precio; si le compraban los muebles de una habitación, les regalaba bien una lámpara o un cuadro, por poner un ejemplo. Entonces yo le pregunté ¿y tú crees que valoran más el regalo que un descuento? a lo cual me contesta “mira Rafa, con el tiempo la gente no se acuerda del descuento que se le realizó, se vendió a un precio y punto, pero de lo que siempre se acordarán es de aquella lámpara que le regalé, porque la ven todos los días y tienen siempre presente que se la regalé con la compra”.

Si te pones a pensar a qué bar o restaurante te gusta ir más a menudo, te darás cuenta que no es por el precio, sino por el servicio o trato que recibes: el tipo de pincho que ponen, poder ver un buen partido de futbol, el ambiente del establecimiento, el diseño de las instalaciones, ese café que te pone con un toque especial, la atención que recibes del camarero,… seguramente te salga más barato tomarte una cerveza en casa que en un bar, si sales a un bar a tomártela, será por algo ¿no?

Cuando me preguntan los clientes precio, bien sean para regalos publicitarios, promocionales o de empresa, siempre les comento que hay que ser exclusivo o diferente “si regalas, regala bién”. El último caso que tuve fue el de una empresa que quería gorras para regalar en una feria, dirigida para los agricultores, y el presupuesto que tenía era muy poco. La respuesta fué sencilla, antes de regalar lo mismo que están dando los demás mejor es no regalar nada. Tienes que marcar una diferencia, bien sea en calidad, forma, etc… conseguir que de las cuatro o cinco gorras que le darán al agricultor en una feria, puedas garantizar que la tuya tenga más posibilidades de que se la pongan.

Para valorar lo importante que es el regalo para una empresa, os comento el caso que me pasó un día que fui a ver a los de coca-cola. Como ya sabéis, ellos tienen un departamento de marketing y no permiten que una empresa externa realice publicidad de merchandising con su marca, ni para pequeñas campañas ni para campañas concretas. Son ellos los que deciden, valoran y supervisan todo reclamo publicitario. El responsable de marketing me comentó “el reclamo elegido se convierte en una carta de presentación de la empresa y la falta de calidad del mismo provocaría un efecto contrario al pretendido” y me puso el caso de un caramelo “si el caramelo rotulado por la marca coca-cola, estuviera mal o defectuoso, el cliente lo percibiría como una mala marca”, después me comentó “incluso, puede darse el caso de que coca-cola entienda que el caramelo no es el reclamo que debe darse”. En conclusión, analizan cada evento y son ellos los encargados de gestionar toda la imagen de la marca (colocación de sus imágenes,  reclamos publicitarios, lugar donde colocarlos,…).

Por último, como consejo que os puedo dar, es elegir aquel artículo promocional que permita que el cliente lo pueda tener a la vista.

Sin comentarios

Deja un comentario