Creadsa | Cuando algo falla, hay que abrir más los ojos, no dudar
648
single,single-post,postid-648,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
abre-los-ojos

Cuando algo falla, hay que abrir más los ojos, no dudar

Hoy he sacado un ratito para dejar unas líneas por aquí con mis pensamientos. Llevo tiempo sin escribir y en cierto modo lo echaba de menos. En este momento, me vienen a la mente esos períodos difíciles en los que tenemos que decidir qué camino tomar, y lo que siempre digo, cuando algo va mal hay que provocar un cambio. Durante este último año, he tenido que tomar ciertos caminos y hoy tengo la sensación de haber acertado, considero que es a esto a lo que se llama crecer.

Me hace gracia cuando la gente me dice que soy una persona muy positiva, que veo las cosas de una manera diferente, que afronto las dificultadas de una manera relajada y sosegada, y así cuando mi hermana me dijo el otro día que soy un superhéroe, no pude por menos de reírme. Cuando una persona es negativa, por general se rodeará de gente negativa. Hablan y comentan de lo mal que esta todo, cuando uno escucha al otro, sólo espera que termine para continuar diciendo que eso no es nada, lo que te voy a decir yo, es peor y acaban compitiendo por ver quien tiene peor suerte. ¿Tú te rodearías de gente así? Pues ¡no!, solo te llevaría al desánimo, a no luchar por tus sueños,… Yo quiero rodearme de gente positiva, gente que tiene sueños, y quiere conseguirlo, gente que te haga cuestionarte que si ellos han podido alcanzarlos yo también puedo. Gente que sea consciente de serlo, porque solo el serlo ya disfrutan.

Hay una frase que me encanta de Bob Marley “No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu falta se sienta”. Y cuánta razón tiene, en Creadsa siempre he dicho que los logros de la empresa son gracias al trabajo en equipo, al compromiso de cada uno para conseguir el objetivo final, que cuando falte uno, percibas que le echas de menos. Si falta alguien y no se le echa en falta, algo ocurre, pues sencillamente, es mejor que no este.

En ocasiones hay situaciones y cosas a las que nos habituamos, y la misma costumbre no nos ayuda a ver otros lados, visiones o perspectivas. He aprendido a observar las cosas desde puntos diversos, aunque hay momentos en los que no consigues enfocar bien las imágenes. Ahora ya puedo decir que lo veo todo con claridad y perfecto enfoque y, aquellas cosas que aparecían borrosas ante mis ojos, en la actualidad me están ayudando a plasmar distintos y nuevos conceptos de negocio. Al mismo tiempo he de decir que he aprendido a apreciar y valorar los ejes del mecanismo, así como a desechar lo oxidado y renovar las piezas. Sólo así la máquina seguirá funcionando.

Por eso, hay que abrir los ojos a nuevos enfoques y cuando observas mecanismos obsoletos, no hay que dudar, es mejor ir a busca nuevas piezas.

Sin comentarios

Deja un comentario