Debido al crecimiento de la empresa, Creadsa tuvo que tomar la decisión de comprar o alquilar un nuevo espacio para sus oficinas. Tardamos un año en tomar esta decisión, estuvimos mirando locales en diferentes zonas de la provincia, tanto en la modalidad de compra como en la de alquiler. El primer punto que nos planteamos fue determinar las necesidades de superficie, que resolvimos basándonos en un espacio de entre 100 y 150 m2. En segundo lugar, consideramos la zona, y lo tuvimos claro, que fuera un lugar céntrico, conocido y de paso.

Nos hacía mucha ilusión realizar la compra, pero poco a poco nos fuimos dando cuenta de que no era el momento de establecernos en unas características fijas de espacio y lugar. La empresa estaba creciendo y necesitábamos flexibilidad, pensando además en las necesidades futuras de la empresa. Al escoger el alquiler, siempre puedes moverte relativamente fácil  cuando lo desees y no dependes de la venta para recuperar la inversión y poder financiar una nueva inversión.

Lo que realmente nos motivo al final fue el alquiler, sobre todo por la cuota. Nos gustaba un local para comprar que cubría nuestras primeras necesidades establecidas tanto de espacio como de lugar, pero había un local en alquiler que en espacio suponía  casi tres veces más, 300 m2, y sin embargo, el alquiler suponía la mitad de la cuota hipotecaria que nos quedaba con el otro. Decidimos entonces negociar el tiempo del alquiler, con el fin de que la inversión inicial en las instalaciones no supusiera un incremento importante en la cuota, es decir que el plazo de amortización en el caso de tener que irnos al terminar el contrato no penalizara mucho la cuota del alquiler.

Gracias a esta decisión, a los diez meses de estar ya establecidos en las nuevas instalaciones, Creadsa se embarcaba en otra iniciativa empresarial  “www.diariodesalamanca.es”  y pudimos ubicar esta nueva actividad en las instalaciones de la empresa.

En definitiva, lo que quiero determinar es que lo óptimo es analizar las necesidades de tu negocio para tomar aquella decisión que haga que tu empresa crezca y sobreviva con el paso del tiempo. Si piensas en comprar, piensa siempre a largo plazo. A veces te ilusionas con la compra al conseguir un activo tangible para la empresa, pero fríamente si tu empresa es joven, no te precipites en ahogarte inicialmente en una inversión tan fuerte. En el caso de que el negocio fracase, reducirías las pérdidas.

Siempre ha existido el debate (y con la crisis de la construcción ahora más) de si es mejor comprar o alquilar la casa donde vas a vivir. Hoy te demostraremos qué es mejor.

Los que prefieren comprar defienden que alquilar es ‘tirar el dinero a un pozo’, ya que pagas cada mes prácticamente lo mismo que en una hipoteca y el local no es tuyo;  los que alquilan defienden que comprar un local es atarte de por vida a algo (hipotecarte) que tiene siempre gastos, que es más caro, que no te permite cambiar de lugar, etc… La verdad es que ambos tienen su parte de razón, eso es innegable y sin meternos en temas subjetivos de posibilidad de cambiar de oficina, de ganas de tener como tuyo un local nuevo para tu oficina, etc…sólo veremos los costes que tiene el comprar un local y los costes que tiene alquilarlo y compararemos. Y la decisión, dependerá de lo que cada uno valore y de sus posibilidades económicas.