Siempre han existido las fusiones de empresas y con la globalización de la economía mundial se ha acelerado más esta práctica, por eso, estando en el momento en el que nos encontramos de crisis financiera, yo diría que es más necesario.

El objetivo principal es ser más grande frente a los competidores, incrementando los ingresos y reduciendo los costes, evitando duplicidades, donde se destacan principalmente los de personal. Donde más se aprecia la salida de personal es en los cargos más altos, hay pocos y son más vistosos. Actualmente estamos viendo fusiones de cajas y ¿qué pasa cuando dos sucursales están juntas? que una se cierra y la que se queda seguirá atendiendo a los clientes de las dos sucursales, pero la caja ahorra al reducir personal, alquiler, luz, teléfono…

Gran parte de mi experiencia profesional, la he vivido en cooperativas y más concretamente en las de segundo grado, donde he vivido situaciones de integraciones de nuevos socios, fusiones con otras cooperativas y salidas de socios importantes. Como empleado que era, lo que mayor eche en falta fue la comunicación, que me ocasionaba malestar por el desconocimiento de mi futuro ante la sociedad. La no definición de los directivos o funciones antes de su integración, puede ocasionar muchos dolores de cabeza, y ya no digo nada si la persona seleccionada para tal fin, resulta no ser la persona correcta.

No es fácil y hay que tener muy claro antes de la fusión quien será el equipo directivo. Una vez debatido quien liderara la nueva empresa es determinar claramente los nuevos objetivos del negocio. También es muy importante mantener la tranquilidad entre los empleados para que sigan realizando sus funciones como siempre e introducir los cambios oportunos poco a poco y manteniéndoles informados en cada momento.

Cuando se decide una fusión, es muy importante con quien te vas a “casar” como lo digo yo, al igual que tener muy claro cuál es el plan de negocio; diversificar el negocio, reducir costes, entrar en otros mercados… Yo viví la situación de nuevos socios de “cuantos más mejor” y eso no es así, las nuevas integraciones de socios exprés ocasionaron asumir nuevos servicios y productos en la sociedad, ocasionando una fuerte formación en los trabajadores en muy corto plazo de tiempo, nuevos contratos para los puestos nuevos, siendo estos difíciles de controlar por la falta de experiencia que tenia la sociedad en el sector. Si das con un buen trabajador saldrá todo bien, pero si das con un mal trabajador, saldrá todo muy mal, como el caso de una de las sociedades en las que estuve y que al final tuvo que cerrar.

A pesar de los riesgos que pueda atraer una fusión, estoy convencido de que es una de las formas más rápidas de crecer y de alcanzar más competitividad. Esto es como todo, si la puedes adquirir económicamente, se evitarían muchos quebraderos de cabeza, pero para eso hay que tener mucho dinero.