Para mí la confianza es fundamental tanto de cara a los proveedores, a los clientes como para tu propio equipo de trabajo. Donde primero hay que generarla es en tu propio equipo, y la forma de crearla  es a través del ejemplo, es decir, realizando uno mismo lo que exiges a los demás y haciendo lo que se decide.  Cuando hay confianza, hay fluidez, intercambio de ideas, pro-actividad,… de este modo, estás dando la oportunidad de que el trabajador piense por sí mismo, no esperando instrucciones. De otro modo, si no generas confianza, cada uno se dedicará a sus cosas, no al bien común o a los intereses generales de la empresa.

La confianza es la palabra clave que debe guiar las relaciones de las personas en toda empresa, pues los objetivos que se persiguen son comunes, y todos deben de trabajar para alcanzarlos conjuntamente. No todo el mundo está preparado para saber delegar ciertas funciones o responsabilidades a otros compañeros, pero es fundamental para poder crecer.

Entre el equipo que compone Creadsa, existe esta confianza, confianza para poder dar su opinión, para poder actuar ante cualquier contratiempo para bien o para mal, para presentar iniciativas,… lo importante es que Creadsa ayuda, dentro de sus posibilidades, al desarrollo personal y profesional, porque en Creadsa consideramos al empleado como persona única y éste lo percibe de esa manera.

Donde más puede existir un mayor esfuerzo para mí en generar confianza, es en la valoración que realizan los trabajadores entre diferentes departamentos. Por poner un ejemplo; son muy discutibles las tareas que realizar un comercial ante cualquier otro departamento, todos pueden pensar  que el comercial vive muy bien así como el comercial opina que sus compañeros viven mejor. Hay que conseguir que el trabajador tenga la sensación de ser tratados de manera justa sin importar el lugar que ocupan en la empresa o sus características personales, evitar discriminación o favoritismo. Siempre nos fijamos en los beneficios que pueda tener un departamento pero no en las dificultades, no nos fijamos en nuestros beneficios porque los  tenemos asumidos como un derecho adquirido, pero sí  en los inconvenientes.

En un segundo lugar tenemos los proveedores, estos nos tiene que aportar confianza en que externalizar esa función nos aportará valor añadido. La principal barrera a la hora de elegir a tu proveedor estará condicionada a las limitaciones económicas o al presupuesto destinado para tal fin. Tienes que tener muy claro a qué clientes va dirigida tu actividad para conocer las caracteristicas tecnicas a contratar. Pongamos como ejemplo la diferencia que puede existir entre un cliente que quiere una presencia web en internet sin mayor interés, y otro que su actividad principal es la venta online por internet. La diferencia entre las necesidades de uno y las de otro, probablemente se traduzca  en que a uno no le importe pagar más por una mayor dependencia del servicio, buscando mayor confianza, y el otro, que lo que quiere es estar por estar. De este modo sabremos las necesidades técnicas a contratar, de nada nos servirá contratar a un proveedor con un servicio de alojamiento 24/7, con mucha memoria RAM, espacio, tráfico, etc… si el cliente no lo va a requerir.

Por último tenemos a los clientes, nuestro objetivo es inspirar la seguridad de poder resolver las necesidades que tienen con eficacia. En un servicio es importante inspirar confianza en tus clientes, porque ellos no pueden ver el servicio que recibirán hasta que efectivamente lo hayan recibido. Para ello, hay que empezar la relación siendo sinceros, y si su proyecto tardará un mes, dos o tres en realizarse, hay que decírselo; posiblemente pierdas este cliente si el proyecto  lo quiere ya, y tu sabes que va a tardar. Resolver algo momentáneo desde el engaño destruye la confianza a largo plazo. No basta con ser sincero, tienes que ser eficiente y sobre todo involucrarte en sus problemas. Muchas veces te ciegas en vender algo, pero las necesidades del cliente son otras. Hay que escucharle  y darle lo que necesita y si no se lo puedes dar, lo mejor es hacérselo saber.