Siempre se ha oído hablar de subvenciones, unas que se dan a las grandes empresas por realizar sus inversiones en una población determinada y otras que son otorgadas a colectivos determinados como por ejemplo la agricultura y ganadería, donde las subvenciones han sido hasta el momento un sistema de subsistir para su actividad. Pero ¿qué pasa con las pequeñas empresas que comienzan con una actividad empresarial? ¿tienen ayudas?

En mi caso, en todas las empresas que he ido constituyendo en la comunidad de Castilla y León, no he tenido en los inicios ningún tipo de ayuda. Recuerdo cuando Creadsa comenzó su actividad en el 2.002 con una inversión de 15.000 € y fuimos a ADE para informarnos sobre las ayudas y nos llevamos una gran sorpresa al averiguar  que como máximo nos daban un 10% de subvención a fondo perdido, siendo lo normal entre un 5% y un 10%. Para poder acceder a las ayudas teníamos que entregar un plan de empresa, que curiosamente lo tenían que realizar unas determinadas empresas que a su vez cobraban entre los 1.000 y 1.500 €, y por último tenía que mantener la empresa un mínimo de cinco años, no siendo así debería retornarles el dinero. Lo tenía claro, lo máximo que percibiría por la inversión realizada sería 1.500 € y es justo lo que me costaría el plan de empresa. Por tanto no solicitamos subvención.

Otro caso que nos paso cuando comenzamos con la actividad de albadetormesaldia.es (un medio de comunicación digital y prensa escrita) estuvimos mirando que tipos de ayudas daban los agentes de desarrollo rural, que como siempre era insignificante para la inversión a realizar. En este caso pasamos a solicitar la ayuda, por petición de ellos que les interesaba tener “curriculum”, es decir empresas integrantes en el proyecto de la comarca. Por tanto empezamos a tramitar la ayuda, la actividad comenzó en julio de 2009 y estuvimos cerca de seis meses con papeleos, hasta el 28 de diciembre del mismo año que fue cuando nos fue concedida la ayuda. No recibimos el dinero de la subvención hasta pasados más de un año de estar funcionando y nos dieron cerca de 4.000 € a fondo perdido, para una inversión a realizar en cinco años de 150.000 €.

Me hace gracia cuando el estado dice que ofrece ayudas a las pymes, poniendo al ICO como su gran estrella. Pero ¿quién esta como intermediario? -los bancos- y los bancos lógicamente piden avales, garantías, etc… ¿quién puede acceder a esos préstamos? La gran diferencia de pedir un préstamo o un ICO es solo el tipo de interés. No digo que no este bien, que es de agradecer encontrarte con cierta liquidez en la empresa a un tipo de interés más bajo del mercado, si no que lo veo insuficiente. El estado debe velar más por lo que cobran los bancos a sus clientes, que en algunos casos son muy abusivos, controlar las comisiones por las diferentes gestiones; ingresos talones, transferencias, mantenimientos de cuentas, intereses de prestamos, etc…. Porque lo importante es el día a día.

Por otro lado, debería existir un sistema de gratificación por parte del estado para aquellas empresas privadas, inversores privados, etc… que quieren arriesgar su dinero en un proyecto de I+D+I. Sobre todo por su valentía, debido a que en la primera fase de creación de una empresa innovadora, uno no se encuentra en condiciones de ofrecer ningún tipo de garantía en sus resultados, es más, puede que termine cerrando.

Lo que hay que tener muy claro cuando abres un negocio es mantener las buenas prácticas empresariales, basadas en dar un buen servicio a los consumidores. Ese es  el secreto y no lo que puedas percibir como ayuda, que si viene ¡bienvenida sea! Pero que no sea un condicionante para abrir tu actividad.