Recesión, crisis, subida de impuestos, prima de riesgo, recortes sociales,…  éstos son los titulares de la prensa que llevamos escuchando estos últimos años. Pero en Creadsa no paramos de crecer, somos como las hormiguitas, vamos dando pasitos pequeños y con pies de plomo. El otro día me puse a revisar el principio de pareto sobre el ejercicio 2011 y lo cumplíamos al 100%. Esto viene a decir que el 20% del esfuerzo (clientes) proporciona el 80% del resultado (ventas). Ya puestos en analizar datos, realicé un cierre contable al treinta de julio de este año y veo que llevamos un crecimiento de un 14%.

¿Por qué os digo esto? Bien, en esta semana he recibido cierta noticia sobre la posibilidad de dar un salto muy grande en la empresa, rompiendo todo pronóstico de mis previsiones y esta decisión me está matando. Este crecimiento puede redundar en un 100% o incluso un 200% de incremento en nuestra facturación total de la empresa y sólo vendría de un solo cliente. Si optamos por la incorporación de este cliente ¿Qué pasará en Creadsa? Pues,  adiós al principio pareto, adiós a esos pequeños pasos, adiós a esta cierta estabilidad,…

Entiendo que un emprendedor  tiene que pensar en el crecimiento de la empresa, ya que de forma contraria, la empresa se estancaría y al final tocaría cerrar. En Creadsa estamos constantemente reinventándonos, lanzando nuevos productos, captando nuevos clientes y llegando a otros mercados, dentro de nuestras limitaciones ¡claro está!

Vamos a pensar por un momento en incorporar a este nuevo cliente ¿Qué nos aportaría?  Pues bien, esta incorporación nos tiene que aportar un modelo de negocio que nos permita crear un producto diferenciador al resto de nuestros competidores de la zona, que nos proporcione la posibilidad de poder acceder a otro segmento de clientes, mayor beneficio económico,… Lo que quiero decir con esto, es que si el crecimiento aporta algún valor añadido diferenciador al mercado, será una apuesta interesante pero si, por lo contrario, lo que se pretende es la mera gestión de un trabajo que probablemente pueda realizar otro proveedor pasando a ser meros albañiles ¡como que no!.

Vamos a poner como ejemplo otros productos que realiza Creadsa; en diariodesalamanca.es buscamos puntos diferenciadores,  pues como ya dije en el post anterior, para ofrecer lo mismo que realizan los demás mejor no realizar nada. En Camaleons (nuestra marca para productos internet) nos pasa lo mismo, estamos desarrollando nuestro propio producto ¡que puede ofrecer lo mismo que otros del mercado! ¡Si! pero con otro concepto de usabilidad. Pongamos como ejemplo un teléfono Samsung y un Iphone, aparentemente pueden realizar lo mismo, pero son diferentes, y si no, pregunta a un usuario de iphone y a otro de Samsung y enseguida te dará las diferencias reales del producto y el porqué le llevo a coger ese teléfono.

Si queremos crecer, hay que intentar convertirse en una empresa que se diferencie de las demás y  dar opciones diferentes a la competencia.