Desde que empiezas un negocio, ya necesitas conocer el valor del producto o servicio que se oferta en el mercado para poder evaluar, en función de tus costes, el beneficio que puedes disponer por la realización de tu actividad. Hoy internet ayuda mucho a conocer como está la competencia, ya que muchas empresas de tu sector pondrán el precio al alcance de los usuarios. Cuando no existía este medio, siempre buscabas la ayuda de un amigo o un familiar que fuera a preguntar a la competencia el precio de sus productos/servicios o incluso el nuevo cliente te podía asesorar de cómo estaba la competencia pero, en este último caso, tú debías valorar con cierto cuidado pues éste no lo cuenta todo.

Los tiempos han cambiado y vivimos una época de mucha información. La información nos satura y debemos saber cómo buscar y cómo canalizarla. Tengo clientes que son reacios a poner el precio en internet  y es un error, porque el usuario si no lo encuentra en tu web, lo va a seguir buscando en otra web sin moverse del sitio y cuando encuentre varios ¡comparará! ¿sabéis con cual se quedará? con aquel que le ofrezca más confianza y se ajuste el precio a sus necesidades, sin tener en cuenta aquellos que no le informaron de todo. Os voy a poner un caso de negocios familiares cuando aún no existía internet, uno de ellos era partidario de no poner el precio en el escaparate y siempre decía “si está interesado, que entre y pregunte” y el otro quería poner el precio en el escaparate porque entendía que si la persona que pasaba por la calle lo viese, le podría interesar y entrar a enterarse de más. Claro, si el precio es barato, sin duda lo pondría, pero si el precio es caro, quizás no.

Si te dijeran cual es el proveedor más barato y de mejor calidad, o si supieras antes de vender a un cliente si éste te dará problemas o, mejor aún, si te pagará ¿pagarías por este servicio?. Existen diferentes proveedores de servicios que te pueden ayudar a analizar la situación de la empresa como e-informa o Axesor. Las cajas y los bancos, también suelen ser proveedoras de este tipo de servicios, y no suelen cobrártelos, siempre y cuando trabajes con ellos. Existen organismos públicos como las cámaras de comercio, que te pueden ofrecer listados de empresas de la localidad que necesites e incluso estudios de sectores. En el Registro Mercantil también puedes recabar información sobre empresas de nueva creación, quiebras, disoluciones, suspensión de pagos, etc…

Internet  puede ofrecerte mucha información, pero sobre todo para consultas sencillas y comparativas. Para estudios más completos, yo recomiendo acudir a especialistas.