Si piensas que como ya hay una gran empresa la tuya lo va a tener complicado ¡estás en un error!. Es cierto que las grandes compañías tienen recursos económicos, pero las pequeñas empresas tenemos la proximidad al consumidor y un servicio o producto más personalizado de cara al cliente.

Hace poco, me comentó una persona de una empresa similar a la mía, que 1and1 nos estaba haciendo mucho daño con su campaña televisiva. Mi respuesta fue clara ¡NO! La chica se quedó callada un momento y le argumenté mis razones: yo no vendo dominios, ni alojamientos, así como webs de plantillas para que el propio usuario se la realice. Ese perfil de cliente no es el perfil de cliente que yo tengo; mi cliente quiere que yo le realice la web, él no entiende de dominios ni alojamientos y no lo considera su trabajo, ni tiene tiempo para dedicarse a otras labores que no sean las suyas, él entiende de su actividad y quiere un profesional que le ayude a llevar a cabo su proyecto y que esté ahí para atenderle y asesorarle cuando lo necesite.

Muchas veces te encuentras cómo el propio gobierno, comunidades autonómicas, cámaras de comercio, etc… te intentan hacer la guerra con acuerdos con grandes empresas para la realización de servicios directos al cliente y subvencionados con el dinero de todos a precios astronómicos. ¿No podrían simplemente limitarse asesorar al cliente? ¿Por qué no puede dar el dinero al cliente y que éste opte por lo que él vea más interesante?

Como antes comenté, nosotros podemos disponer de un producto más personalizado. Las grandes empresas van a los números y no quieren complicarse mucho, lo que sí hay que buscar es la diferenciación del producto.