En mis anteriores trabajos en las que yo actuaba como Gerente Adjunto o de Responsable de Administración, las reuniones consistían principalmente en la presentación de informes. Algunos informes conllevaban el debate y la posterior aprobación para su ejecución, tales como liquidaciones, inversiones, gastos y aperturas de actividades. Estas reuniones no estaban reguladas en tiempo, lo que provocaba que algunas reuniones fueran tremendamente improductivas; podría decir que como una reunión de comunidad, donde se divaga en el tiempo, todo el mundo habla y no se decide nada. En este caso, el problema lo tenía el convocante de la reunión, el Presidente y en algunos casos el Gerente, que no sabían dirigir y coordinar el debate.

Siempre me ha gustado trabajar cerca de la gente, en equipo. Todas las mañanas, procuro estar con todos y cada uno de los miembros que forman mi grupo, hablamos, debatimos, e incluso en algunos casos decidimos cómo hacer, y ya está. Pero esto no es suficiente, Creadsa está creciendo y necesita reuniones de equipo, un tiempo en el que nos sentemos todos juntos y pongamos sobre la mesa nuestras inquietudes y necesidades.

Para mí, esto es una nueva experiencia y un nuevo reto. No quiero caer en reuniones con bajo nivel de eficacia, provocando el desánimo del equipo y la sensación de pérdida de tiempo. La principal necesidad de realizar estas reuniones radica en la coordinación de los diferentes departamentos. Ahora, a diferencia de antes, para la realización de un proyecto web, se requiere la involucración de mucha gente: departamento de diseño, programación, administración y comercial. Si aceptamos y aprendemos a compartir y potenciar ideas entonces comenzaremos a vivir el fenómeno de la sinergia. Sólo lo podremos lograr si el ambiente de colaboración se combina con una fuerte orientación a obtener resultados conjuntos. Y estoy totalmente convencido de que juntos lo lograremos.